sábado, 29 de enero de 2011

Rusia y el separatismo del Cáucaso Norte. Putin y Medvedev frente al problema de Chechenia.


Carnicería causada por el Cáucaso

Por: Isaac Bigio (Internacionalista)

El lunes 24 dos bombas humanas mataron a 35 personas e hirieron a unas 180 más en el mayor aeropuerto de Rusia (el de Domodedovo en Moscú). El atentado minó los planes del presidente ruso Medvedev de asistir esa semana a Davos para pedirles a los grandes inversionistas unos $15 mil millones para crear complejos de esquí en las montañas de 5 de las 7 repúblicas autónomas rusas del Cáucaso.

Ese es parte de un plan maestro que pretende crear un polo que atraiga 5 millones turistas cada año y que genere empleos en la región que Medvedev, en su discurso anual a la nación calificó como el principal foco de problemas de la seguridad interna.

Como una muestra del gran potencial que tiene el Cáucaso para los deportes de nieve, en febrero 2014 Sochi (en la parte ruso-hablante de dicha cadena de montañas) será la sede de las olimpiadas de invierno.

Comparando los tipos de problemas armados internos que tiene Rusia con Inglaterra �The Times� sostiene que el que padece Moscú más se parece al que Londres ha sufrido ante el IRA norirlandés. Si bien los kamikazes en Rusia son, al igual que los binladenistas, de fe musulmana, sus orígenes son diferentes.

La red de Osama es una que se extiende por todo el globo y que coordina una serie de acciones tendientes a mover terroristas de una a otra parte del planeta para castigar la incursión de las potencias occidentales en Iraq y Afganistán. En cambio, lo que hay en el Cáucaso es una respuesta interna a un grave problema interno. Esta región es la que a fines de los 1980 generó los primeros conflictos interétnicos que luego produjeron la caída de la Unión Soviética y la que, después de la creación de la federación Rusa en 1991, más ha generado resentimientos y violencia por ello.

En 1991 mientras Moscú permitió la independencia de las repúblicas del Cáucaso del Sur (Armenia, Azerbaiyán y Georgia) reprimió con gran terror a los separatistas del Cáucaso Norte.

Chechenia, la más rebelde de las repúblicas mahometanas del Cáucaso ruso, no pudo mantener su independencia que declaró de facto a inicios de los noventa. En el 2000 su capital (Grozny) devino -según la ONU- en la ciudad más destruida del mundo.

Desde que hace un siglo y medio Moscú ocupó el Cáucaso, allí ha habido mucho resentimiento. Varios de las naciones mahometanas de su zona norte llegaron a ser masivamente deportados por Stalin.

La cadena de atentados que se han venido dando en todo este milenio en Moscú y otras partes de Rusia sólo se va a acabar cuando se llegue a un acuerdo de paz en esa cadena que divide a Europa del Medio Oriente.

Putin y Medvedev se tornaron populares, prometieron establecer la paz de las bayonetas, pero la única forma en la cual el Reino Unido logró parar al separatismo del IRA fue haciéndoles ciertas concesiones para lograr cooptarlos a hacer un gobierno de acuerdo en Irlanda del Norte.

Fuente: Diario Correo (Perú). 29 de Enero del 2011.

Recomendado:

Chechenia, historia del presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada