lunes, 14 de febrero de 2011

Relación Egipto-Israel tras la era Mubarak. Geopolítica en Medio Oriente: recelo político-militar israelí y futuro diplomático en Medio Oriente.

Israel y Egipto

Por: Isaac Bigio (Internacionalista)

Desde que Israel se formó en 1948 éste se proclama como el único Estado del Medio Oriente que siempre ha tenido una democracia ininterrumpida. Uno de los argumentos que allí se han empleado contra sus vecinos es, precisamente, el de ser una isla que nunca ha conocido golpes en medio de un mar árabe lleno de tiburones dictatoriales.

Uno podría pensar que las revoluciones democratizantes que han tumbado dictadores en Túnez y Egipto, y que han obligado a un cambio del gabinete en Jordania, deberían ser saludadas con algarabía por grandes manifestaciones de apoyo en las calles de Israel.

Sin embargo, Tel-Aviv se encuentra preocupado por las consecuencias que puedan tener dichas movilizaciones. Los dos presidentes que han sido depuestos son aliados de sus aliados.

Mubarak es el hombre que, cuando era vicepresidente de Sadat, firmó la paz entre Egipto e Israel y que luego la ha mantenido durante un tercio de siglo. Además de Egipto, el otro país árabe que tiene relaciones diplomáticas con Israel es Jordania, donde el Rey se ha visto obligado a cambiar a su gobierno tras las protestas.

Egipto es el vecino más importante para Israel. En los tiempos bíblicos, de allí provinieron los hebreos, y desde este país o desde las tierras que hoy ocupan Irak o Irán llegaron invasores. Sin embargo, estos dos últimos hoy carecen de fronteras con Israel. Desde el 2003 Bagdad está ocupado por EE.UU. Irán no puede invadir Israel (hay dos países aliados de EE.UU. en medio) y su rol se limita a patrocinar los movimientos armados antisionistas del Hamas palestino y del Hizbolá libanés.

Las fronteras egipcias dan a Israel (y a Gaza, la zona más conflictiva que éste controla). Egipto es el país árabe más poblado y el más poderoso militarmente.

Egipto es el único peligro real que tiene Israel en la región. Irán, Sudán y Libia están lejos (mientras que estos dos últimos se han desarmado o buscan congraciarse con Occidente). La monarquía jordana ya se libró de su oposición palestina en 1970 (gracias a Israel) y saca provecho de sus buenas relaciones con Washington y Tel-Aviv. En el Líbano, Hizbolá puede ser hoy el principal partido de la coalición gobernante, pero este país tiene muy poca capacidad de fuego. Siria está más interesada en asegurar sus intereses en el Líbano y en reconciliarse con Occidente que en atacar a Israel.

Si bien Israel supera a Egipto en cuanto a su presupuesto militar y a tener unas 200 armas nucleares, su vecino sudoccidental le aventaja en número de soldados, tanques y aviones.

En la guerra de 1948, Egipto ocupó Gaza. En la de 1956, Israel lo derrotó con la ayuda de tropas francesas y británicas. En 1967, le ganó gracias al factor sorpresa. Sin embargo, en la de 1973, no pudo derrotarlo.

Israel ha aprendido que no puede esperar a ser atacado. Fue derrotado en la invasión al Líbano y no ha logrado doblegar a Gaza.

Israel se encuentra ante una doble amenaza. Si las protestas democráticas se siguen extendiendo, hay el riesgo de que éstas lleguen no sólo hasta los territorios palestinos, sino también a abrazar a sectores de la propia población hebrea, deseosa de llegar a una paz y dar igualdad a sus ciudadanos no judíos.

Fuente: Diario Correo (Perú). 14 de Febrero del 2011.

Recomendado:

Situación de la Junta Militar de Gobierno en Egipto. Perspectiva del Ejército y el golpe de estado en Egipto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada